• VitalAstur
  • $
  • La deshidratación en adultos mayores: cuidados y recomendaciones

La deshidratación en adultos mayores: cuidados y recomendaciones

deshidratacion ancianos

16 octubre, 2023

¿Cómo prevenir la deshidratación en adultos mayores? ¿Qué síntomas debemos tener en cuenta? ¿Cuándo y por qué es tan importante?

En Vitalastur vamos a responder a estas preguntas y proporcionando información sobre la deshidratación en adultos mayores, sus causas, síntomas y consecuencias.

Recordemos que un adulto mayor deshidratado puede experimentar una serie de problemas de salud y complicaciones muy serias, ya que el envejecimiento suele hacer que el cuerpo sea más vulnerable a la deshidratación, por lo tanto, la hidratación adecuada juega un papel crucial.

¿Cómo saber si una persona mayor está deshidratada?

La deshidratación en adultos mayores es un problema más común de lo que parece.

Es importante recordar que los síntomas de la deshidratación pueden variar en cada persona, y no todas las personas mayores mostrarán todos los signos al mismo tiempo.

Los síntomas pueden ser sutiles, pero es esencial reconocerlos a tiempo, algunos pueden ser:

Sequedad bucal: Uno de los signos más evidentes de deshidratación es la sequedad en la boca y los labios. La saliva disminuye, lo que causa una sensación incómoda de sequedad bucal.

Orina oscura o disminución en la frecuencia urinaria: La orina de una persona bien hidratada suele ser de color amarillo claro. La orina oscura o la disminución en la frecuencia de micción pueden indicar deshidratación.

Fatiga y debilidad: La deshidratación puede causar fatiga y debilidad generalizada. La persona mayor puede sentirse cansada incluso después de un mínimo esfuerzo.

Mareos y desmayos: La falta de líquidos puede llevar a la disminución de la presión arterial, lo que puede causar mareos y, en casos extremos, desmayos.

Confusión y deterioro cognitivo: La deshidratación puede afectar la función cerebral y provocar confusión, dificultades para concentrarse y deterioro cognitivo. La persona puede parecer desorientada.

Piel seca: La piel puede volverse seca y perder elasticidad en casos de deshidratación. Pueden aparecer arrugas más pronunciadas y la piel puede tener un aspecto apagado.

Pulso rápido: La frecuencia cardíaca puede aumentar en un intento del cuerpo por mantener la presión sanguínea debido a la disminución del volumen de sangre causada por la deshidratación.

Calambres musculares: La deshidratación a menudo se asocia con calambres musculares, especialmente en las extremidades inferiores.

Baja presión arterial: La presión arterial puede disminuir en casos de deshidratación severa, lo que puede ser peligroso.

Falta de apetito: La deshidratación puede reducir el apetito, lo que lleva a una menor ingesta de alimentos y líquidos.

¿Qué pasa si un adulto mayor está deshidratado?

Puede experimentar los siguientes síntomas:

Problemas cognitivos: La deshidratación puede afectar la función cerebral y causar confusión, dificultades para concentrarse y deterioro cognitivo. Esto puede agravar condiciones como la demencia.

Debilidad muscular: La falta de hidratación adecuada puede llevar a la debilidad muscular, lo que aumenta el riesgo de caídas y fracturas.

Problemas renales: La deshidratación puede dañar los riñones, lo que puede llevar a la insuficiencia renal o a complicaciones en adultos mayores con enfermedades renales preexistentes.

Problemas cardíacos: La deshidratación puede causar desequilibrios en los electrolitos del cuerpo, lo que puede afectar el ritmo cardíaco y la función cardiovascular.

Problemas digestivos: La falta de hidratación puede provocar estreñimiento y problemas digestivos, lo que puede empeorar otros problemas gastrointestinales.

Problemas de piel: La piel puede volverse seca y frágil, lo que aumenta el riesgo de úlceras por presión y otras afecciones dermatológicas.

Infecciones del tracto urinario (ITU): La deshidratación puede aumentar el riesgo de ITU en adultos mayores, ya que la falta de hidratación adecuada puede dificultar la eliminación de bacterias del tracto urinario.

Agravamiento de enfermedades crónicas: La deshidratación puede agravar enfermedades crónicas, como la diabetes o la hipertensión.

Disminución de la calidad de vida: La deshidratación puede afectar la calidad de vida de los adultos mayores, limitando su capacidad para realizar actividades diarias y disfrutar de una vida activa y saludable.

¿Cuáles son las causas de la deshidratación en adultos mayores?

Las causas pueden variar, pero algunas de las más comunes son:

Reducción de la sensación de sed: A medida que envejecemos, la sensación de sed puede disminuir. Los adultos mayores pueden no sentir sed con la misma intensidad que las personas más jóvenes, lo que puede llevar a una ingesta inadecuada de líquidos.

Cambios en la función renal: La función renal puede disminuir con la edad, lo que hace que el cuerpo sea menos eficiente en la retención de líquidos. Esto significa que los adultos mayores pueden excretar más agua a través de la orina.

Medicamentos: Muchos adultos mayores toman medicamentos para tratar afecciones crónicas. Algunos de estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como aumentar la frecuencia urinaria o causar sudoración excesiva, lo que aumenta la pérdida de líquidos.

Movilidad reducida: La falta de movilidad puede dificultar el acceso a fuentes de agua potable. Las personas mayores con movilidad limitada pueden tener dificultades para alcanzar una botella de agua o usar el baño con regularidad.

Enfermedades crónicas: Las afecciones médicas crónicas, como la diabetes y la enfermedad renal, pueden aumentar el riesgo de deshidratación, ya que pueden afectar la regulación de los líquidos en el cuerpo.

Sudoración ineficiente: La capacidad del cuerpo para sudar y regular la temperatura puede disminuir con la edad. Esto significa que los adultos mayores pueden tener dificultades para enfriarse mediante la evaporación del sudor.

Incapacidad para comunicar la sed: Algunos adultos mayores pueden tener dificultades para comunicar sus necesidades, incluida la sed. Esto puede llevar a una ingesta insuficiente de líquidos si los cuidadores o familiares no están atentos.

Diarrea y vómitos: Los problemas gastrointestinales, como la diarrea y los vómitos, pueden aumentar la pérdida de líquidos y electrolitos en adultos mayores.

Calor y clima cálido: La exposición a altas temperaturas o climas cálidos puede aumentar la pérdida de líquidos a través de la sudoración, lo que puede ser especialmente peligroso para los adultos mayores.

Consumo inadecuado de líquidos: Algunos adultos mayores pueden no ser conscientes de la importancia de mantener una ingesta adecuada de líquidos y pueden no consumir suficientes líquidos durante el día.

¿Cuándo se vuelve crítica la deshidratación?

La deshidratación en adultos mayores puede volverse crítica si no se trata a tiempo. Puede llevar a complicaciones graves, como insuficiencia renal y desequilibrios electrolíticos. Por lo tanto, es esencial prevenir la deshidratación y tratarla tan pronto como se detecte.

Si sospechas que una persona mayor está deshidratada, es fundamental actuar de inmediato. Ofrece líquidos, como agua o soluciones de rehidratación oral, y busca atención médica si los síntomas son graves o persisten.

La prevención es la clave, así que asegúrate de que los adultos mayores mantengan una hidratación adecuada a lo largo del día.

¿Cuánto líquido deben consumir los adultos mayores?

En el caso de los adultos mayores, la cantidad de líquido  varía según factores individuales, pero generalmente se recomienda un mínimo de 8 vasos de agua al día. Además, deben consumir alimentos ricos en agua, como frutas y verduras.

¿Por qué es crucial la hidratación en la tercera edad?

La hidratación adecuada es crucial en la tercera edad porque ayuda a mantener la función de los órganos, la piel y las articulaciones, y mejora la circulación sanguínea. Además, previene complicaciones de salud graves, como infecciones del tracto urinario y problemas renales.

¿Cómo tratar la deshidratación en adultos mayores?
Actuar rápidamente es fundamental para prevenir complicaciones y restaurar la salud. Estas son algunas pautas sobre cómo tratar la deshidratación en adultos mayores:

Rehidratación oral: El método más común y efectivo para tratar la deshidratación leve o moderada es la rehidratación oral. Ofrece al adulto mayor agua, soluciones de rehidratación oral (como bebidas deportivas con electrolitos) y líquidos claros y fáciles de digerir, como caldos y jugos diluidos. Es importante hacerlo en pequeñas cantidades y de manera constante para evitar el malestar estomacal.

Monitoreo de síntomas: Mantén un estrecho seguimiento de los síntomas de deshidratación, como la sequedad de boca, la orina oscura y la fatiga. Esto te ayudará a evaluar la eficacia del tratamiento y a determinar si es necesario buscar atención médica.

Evita el alcohol y la cafeína: Limita o elimina el consumo de alcohol y cafeína, ya que estas sustancias pueden empeorar la deshidratación.

Mantén un ambiente fresco: Asegúrate de que el adulto mayor se encuentre en un ambiente fresco y bien ventilado para evitar la sudoración excesiva y la pérdida adicional de líquidos.

Supervisión médica: Si la deshidratación es severa o persistente, o si el adulto mayor presenta otros problemas de salud, es esencial buscar atención médica de inmediato. En algunos casos, es posible que se requiera la administración intravenosa de líquidos en un entorno médico.

Ajusta la dieta: Ofrece alimentos ricos en agua, como frutas y verduras, para ayudar en la rehidratación. Las frutas como la sandía y el melón, así como verduras como el pepino, son excelentes opciones.

Medicamentos: Si la deshidratación es causada por una enfermedad o medicamento, consulta con un médico para ajustar la medicación o tratar la enfermedad subyacente de manera adecuada.

Educación y prevención: Educa al adulto mayor y a los cuidadores sobre la importancia de mantener una hidratación adecuada y los signos de deshidratación. Esto puede ayudar a prevenir futuros episodios de deshidratación.

Es importante aclarar que en casos graves de deshidratación, es fundamental la intervención médica , ya que puede haber complicaciones graves.

Recomendaciones para prevenir la deshidratación en adultos mayores

Beber agua regularmente: Asegúrese de que su ser querido beba agua regularmente, incluso si no siente sed.

Consumir alimentos ricos en agua: Incluya en la dieta frutas como sandía, melón y verduras como pepinos.

Evitar el exceso de cafeína y alcohol: Estas sustancias pueden causar deshidratación.

La deshidratación en adultos mayores es un problema común y grave que debe abordarse con seriedad. Identificar los síntomas, conocer las causas y tomar medidas preventivas son fundamentales para mantener a los adultos mayores sanos y activos.

Llevar un plan de hidratación adecuado es parte integral de la atención a personas de la tercera edad.

No dejes que la deshidratación afecte la calidad de vida de tus seres queridos. Con el conocimiento y los cuidados adecuados, puedes prevenir esta amenaza silenciosa y garantizar que disfruten de una vida saludable en la tercera edad.

Si necesitas ayuda y/o asesoramiento, puedes consultar en tu Centro de Día más cercano.

Quizá te interese…

Que es el Deterioro Cognitivo

Que es el Deterioro Cognitivo

Claves para comprender, prevenir y tratar los problemas de la memoria y cognición El deterioro cognitivo es un...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies