Contact0 : 985-172504 | 699-434-794

¿Qué es la estimulación cognitiva?

Se entiende por estimulación cognitiva al grupo de técnicas que tienen como objetivo mejorar el rendimiento y la funcionalidad de las capacidades cognitivas, como por ejemplo la memoria, la atención y la percepción, entre otras.
La estimulación cognitiva actúa en aquellas capacidades y habilidades que aún se conservan, proponiendo actividades y programas con el objetivo de mejorar y potencializar esas capacidades, a través de mecanismos de neuroplasticidad cerebral.

estimulacion cognitiva

estimulacion cognitiva

Para recuperar la capacidad cognitiva se trabaja en aquellas capacidades y habilidades que generalmente se deterioran debido a una enfermedad o patología mental. El usuario típico es una persona mayor con depresión que presenta deterioro cognitivo.

En muchas ocasiones, estimulación, entrenamiento y rehabilitación, se emplean sin distinción. Sin embargo, la estimulación cognitiva abarca todas las técnicas de manera general, con el objetivo de fortalecer y potenciar las funciones cognitivas que aún se conservan, a diferencia de la la rehabilitación cognitiva, que está orientada a la mejora y recuperar aquellas capacidades que han sido afectadas y presentan deterioro o déficit funcional.

¿Cuál es la importancia de la estimulación cognitiva?
Cuando no hay signos de deterioro cognitivo asociado con una enfermedad, el objetivo de la estimulación cognitiva es la mejora de las funciones y capacidades cognitivas, importantes para la vida cotidiana de todas las personas. Además, es importante la estimulación cognitiva, especialmente en la edad adulta, con el objetivo de retrasar la aparición de los primeros síntomas de deterioro cognitivo y mejorar el bienestar y la calidad de vida.

El logro de este objetivo general puede ayudar a alcanzar objetivos más específicos, como mejorar el bienestar general, la autoestima y la autoeficacia, y adquirir habilidades específicas para ayudar a abordar situaciones de estrés y desequilibrio emocional.

En cambio, cuando hay evidencias de deterioro cognitivo, el objetivo principal de la estimulación cognitiva es el de recuperar las funciones afectadas, de esta forma, el proceso de deterioro se retrasa, logrando una mayor autonomía funcional por más tiempo.

Es importante destacar que la estimulación cognitiva se clasifica dentro de las terapias no farmacológicas. Así es posible la reducción de los efectos secundarios de la medicación y el fortalecimiento de otras habilidades, como las habilidades sociales, que ayudan con los contactos interpersonales.

¿Qué capacidades cognitivas se pueden entrenar?
Gracias a distintas técnicas de estimulación cognitiva, es posible trabajar sobre las distintas capacidades y habilidades:

Aprendizaje: transformaciones relativamente estables en el comportamiento, causadas por diferentes experiencias que dan lugar a la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades.
Lenguaje: sistema de signos lingüísticos que nos permite comunicarnos, oralmente o por escrito.
Atención: capacidad de generar, seleccionar, dirigir y mantener niveles de activación adecuados para procesar información relevante.
Percepción: codificar y coordinar las diferentes sensaciones elementales para proporcionarles significado.
Comprensión: analizar y pensar sobre la información recibida.
Memoria: registrar, almacenar y provocar las diferentes experiencias, que pueden ser ideas, imágenes, eventos, etc.
Velocidad de procesamiento: establecer la relación entre la ejecución cognitiva y el tiempo invertido. Permite el procesamiento de información de manera rápida y automática.
Orientación: es la capacidad de ser consciente de uno mismo y del entorno.
Razonamiento: permite la resolución de problemas, la extracción de conclusiones y el aprendizaje consciente de los eventos, de tal forma que se puedan establecer relaciones causales y lógicas.
Control ejecutivo: se trata de las actividades mentales complejas responsables de integrar, organizar y coordinar las capacidades cognitivas restantes.
Praxis: es la capacidad de ejecutar movimientos voluntarios, destinados y organizados para cumplir un plan o alcanzar un objetivo.
Gnosi: es la capacidad de reconocer información previamente aprendida de nuestros sentidos.

estimulacion cognitiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies