Contact0 : 985-172504 | 699-434-794

fisioterapia geriatrica

Que es la fisioterapia geriatrica

La fisioterapia geriátrica trata distintos problemas que afectan a las personas mayores a medida que envejecen, como por ejemplo: artritis, osteoporosis, cáncer, enfermedad de Alzheimer, reemplazo de cadera y articulación, trastornos del equilibrio, incontinencia, etc.

Los fisioterapeutas geriátricos se especializan en implementar terapia para tales condiciones y dolencias. Desempeñan un papel clave al permitir que las personas mayores utilicen plenamente su cuerpo para mejorar la movilidad y la vida independiente, marcando la diferencia al ayudar a las personas mayores a sentirse plenas y sin dolor.

La fisioterapia geriátrica es útil en los siguientes casos

Personas que no pueden utilizar sus extremidades, este problema se puede abordar gracias a ejercicios de movimiento y otras terapias complementarias.

Personas que sufren enfermedades cardiovasculares, como cardiopatías y accidentes cerebrovasculares (ACV, Ictus). El fisioterapeuta tiene a su disposición una serie de herramientas para trabajar con estas condiciones, como por ejemplo el ejercicio físico, la terapia acuática, electro estimulación, entre otras.

Personas que sufren de problemas del esqueleto. La fisioterapia geriátrica ayuda a las personas que padecen estos trastornos, como la osteoporosis y la artrosis. Estos problemas requieren una atención especial ya que la osteoporosis debilita a los pacientes y la osteoartritis es muy dolorosa.

¿Cómo funciona la fisioterapia geriátrica?

El fisioterapeuta enseñará y aplicará ejercicios globales y técnicas activas a personas mayores para que el paciente adquiera dominio de nuevos movimientos de su cuerpo y desarrolle el equilibrio físico y mental.

La fisioterapia geriátrica se puede aplicar de tres formas diferentes: a través de la hidroterapia, la mecanoterapia y la kinesioterapia (movimientos biomecánicos).

Las personas mayores son tratadas como cualquier otra persona en el sentido de que hay una fase de tratamiento inicial que será médica o quirúrgica, después de la cual a menudo lo derivarán a un fisioterapeuta que realizará su propia evaluación para establecer cómo pretenden tratarlo. El plan de rehabilitación varía considerablemente, dependiendo, por ejemplo, de la condición en sí, el paciente y su forma de pensar, su hogar y situación familiar, así como los antecedentes familiares anteriores.

En el caso de los pacientes que sufren problemas de movilidad, demencia o antecedentes de caídas, la colaboración de un fisioterapeuta es importante para evaluar el entorno del hogar. El objetivo de un terapeuta aquí no es imponer lo que cree que es correcto, sino hacer ajustes con los que el adulto mayor se sienta cómodo y feliz para permitirle la mayor independencia y seguridad.

Mientras rehabilita la movilidad, un fisioterapeuta utilizará herramientas tradicionales como ejercicios de fortalecimiento e hidroterapia en el contexto de la atención geriátrica. Por ejemplo, dado que las caídas son un problema importante en los ancianos, se hace hincapié en el equilibrio y las mejoras posturales para minimizar el riesgo de nuevas caídas, cada una de las cuales conlleva un riesgo de lesión crítica.

La hidroterapia también es una herramienta importante en la rehabilitación de las personas mayores, ya que los ejercicios bajo el agua eliminan el estrés no deseado de las articulaciones que son muy propensas a sufrir daños.

¿Qué condiciones trata la fisioterapia geriátrica?

Las condiciones geriátricas generalmente incluyen problemas musculoesqueléticos, enfermedades mentales, incontinencia y deterioro de los sentidos, problemas de equilibrio, dolor crónico y falta de sueño.

Los tratamientos de fisioterapia han tenido éxito en el manejo de cada una de estas dolencias. Esto es lo que la fisioterapia tiene para ofrecer al campo de la geriatría.

¿Cuáles son las condiciones que tratan la fisioterapia geriátrica?

Dolor en las articulaciones

Las articulaciones conectan los huesos dentro de su cuerpo, soportan el peso y brindan apoyo durante los movimientos. Generalmente, el dolor articular es causado por lesiones, inflamación del revestimiento de la articulación, artrosis, artritis y gota.

Si el dolor articular no se trata a tiempo, puede restringir la movilidad y provocar debilidad o inestabilidad para realizar las actividades habituales.

Debilidad general

Este es uno de los problemas más comunes que casi todas las personas enfrentan después de cierta edad, lo que resulta en la disminución del tono muscular y rigidez en las articulaciones. Empeorando aún más con la presencia de otras afecciones crónicas como por ejemplo enfermedades neurológicas, problemas endocrinos y musculoesqueléticos.

Algunas de las causas habituales de debilidad general son las enfermedades de la tiroides, anemia, depresión, problemas de sueño, diabetes, cardiopatías y los efectos secundarios de algunos medicamentos. La fisioterapia geriátrica ayuda a recuperar la fuerza física y la estabilidad, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

Inestabilidad postural

Es una condición de incapacidad para mantener una posición erguida. En otras palabras, es el desequilibrio y la pérdida de los reflejos de enderezamiento lo que se requiere para mantener una posición erguida.

La fisioterapia geriátrica, como los ejercicios de equilibrio, pueden mejorar la inestabilidad postural y ayudar en la recuperación.

Problemas de equilibrio

En la edad adulta, la pérdida del equilibrio es la pérdida del funcionamiento normal de los músculos y los huesos, generalmente causado por afecciones como la artritis, artrosis, entumecimiento de pies y piernas, problemas de circulación sanguínea y la ingesta de múltiples medicamentos.

En estos casos, la fisioterapia geriátrica cumple un rol fundamental, ya que incluye una rutina de ejercicios de equilibrio para ayudar a mejorar el buen funcionamiento de los músculos y los huesos.

¿Quiénes se benefician con la fisioterapia geriátrica?

La fisioterapia geriátrica es un tratamiento comprobado para que los adultos mayores mejoren la movilidad y el equilibrio, desarrollen fuerza, aumenten la confianza en sus habilidades físicas y, sin embargo, permanezcan activos durante años. Sin embargo, parte del trabajo de la fisioterapia geriátrica no está dirigido a devolver a los pacientes a sus estados de salud anteriores. Los objetivos más importantes son poder funcionar al máximo de sus capacidades. Hacer las tareas cotidianas y vivir una vida sin límites.

Además, la fisioterapia geriátrica puede centrarse en el entrenamiento físico para poner a un adulto mayor en forma para practicar algún tipo de deporte.

El simple hecho de practicar deporte no solo aporta beneficios para la salud física, sino también psicológicamente. Dado que la depresión es un problema creciente entre las personas mayores, es muy necesario realizar este tipo de actividades.

Otra función de la fisioterapia geriátrica es ayudar con la rehabilitación después de cirugías de reemplazo de rodilla o cadera. Es probable que las personas que se someten a estas operaciones caminen de manera diferente, afectando sus habilidades para hacer las tareas diarias y su calidad de vida, es por ello que la fisioterapia cumple un rol fundamental en este aspecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest